Wako 倭寇

Piratas de origen principalmente japonés (aunque en las tripulaciones se mezclaba gente de todas partes) que asolaron las costas de China desde tiempos medievales hasta bien entrado el s. XVI. La palabra es de origen chino y viene a significar “bandidos del país de Wa”, que es el nombre que se da a Japón en chino clásico. La mayor parte venían de Kyushu y las islas del sur del archipiélago nipón, pero con el tiempo el término pasó a definir a todos los filibusteros que operaban en la zona, con independencia de su país de procedencia. En sus tripulaciones había de todo, como en botica: ronin, mercaderes, contrabandistas, forajidos… Si bien la frontera entre piratería y comercio era más bien difusa en aquella época, las actividades de los wako eran un quebradero de cabeza constante para los chinos, y fuente de no pocos problemas diplomáticos con Japón. En los años de caos de la era Sengoku, los débiles shogunes Ashikaga poco podían hacer para meter en cintura a estos wako, que arrasaban las costas vecinas casi a diario. Al final, la corte de los Ming decidió cortar por lo sano y suprimir toda relación (comercial y diplomática) con Japón. Al tener los barcos japoneses prohibida la entrada a puertos chinos, se abrió la puerta a que los europeos actuasen como intermediarios entre ambas naciones.

Anuncios